6 consideraciones antes de comprar una Tablet

Si alguna vez te has preguntado si vale la pena comprar una Tablet, sería conveniente ver que hay más allá de la moda y cómo podemos sacarle provecho.

Lo primero que hay que entender es que como experiencia de uso, una Tablet es un punto intermedio entre un Smartphone y una laptop. Se maneja con la misma interface del teléfono pero con una pantalla más grande. Si bien no llega a tener la potencia de una laptop la supera en portabilidad.

Pero, como todo en tecnología, depende mucho del uso que le vayamos a dar. A continuación presento algunas consideraciones que pueden ayudarte a decidir si te conviene una tablet.

  1. Tamaño de pantalla
    Actualmente existen diferentes tamaños en el mercado, lo más común son los de 7 pulgadas y los que bordean casi las 10. ¿Por qué la necesidad de una pantalla grande? Para tener una mejor experiencia de uso al revisar documentos, navegar por internet, ver películas, etc.

    Personalmente prefiero las que bordean las 10 pulgadas pues aprovechan al máximo la experiencia visual, es como si uno manipulara una revista. Las de 7 pulgadas serían como trabajar con las dimensiones de una agenda personal.

    Hay que mencionar también que puedes convertir una Tablet en un segundo monitor al momento de estar frente a tu computadora de escritorio o portátil, lo cual nos puede dar mayor libertad para organizarnos y ser más eficientes.

  2. Espacio
    Una típica Tablet con 16GB es más que suficiente para tener tus aplicaciones favoritas, guardar algunos documentos y bajar algunas fotos. Se debe tomar en cuenta que actualmente es fácil guardar todo en servicios web o cloud. Por lo tanto lo pensaría dos veces antes de adquirir algo de mayor capacidad.

    En caso quieras tener tus películas o meter todas las canciones del mundo en tu dispositivo, siempre hay la opción de adquirir una memoria externa e incluso hay aquellas que te permiten conectarte vía wifi (en caso tu tablet no tenga puerto USB).

  3. Tiempo de vida
    El tiempo de vida útil promedio de estos dispositivos es de 2 años. Puede durarte más si eres cuidadoso, pero aun así los sistemas operativos siempre se están actualizando, y cada vez que lo hacen demandan más recursos y vuelven a tu flamante adquisición un poco más obsoleta. Considera eso cuando el vendedor quiera ofrecerte una garantía extendida.
  4. Plan de datos vs WiFi
    Un dispositivo que se conecta únicamente a internet vía WiFi siempre es más barato, pero hay personas a las que les conviene pagar por un plan de datos. Esto es debido a que siempre necesitan estar haciendo presentaciones en diferentes lugares y no siempre van a encontrar un punto de conexión a internet.
  5. Impacto en presentaciones
    Inicialmente mencioné que hay un componente de moda alrededor de estos dispositivos. Podemos aprovechar esto en nuestro favor si nuestro trabajo implica visitar clientes. Una Tablet puede ser una buena herramienta para presentar nuestros demos, fotos de productos, páginas web, etc.

    En las ferias siempre es un éxito y algunos negocios (como los restaurantes o bares) usan tablets como cartas de menú o para tomar pedidos de los clientes. Más allá de la facilidad de uso hay un componente de atracción visual.

  6. Consumo vs Producción
    Cuando se trata de trabajar frente a una computadora para producir, nada le gana a una de escritorio o notebook, dejando a los móviles como complementos que nos ayudan a salir de apuros.

    En el caso de las tablets, la mayoría de empresas los presentan como dispositivos de entretenimiento (ver películas, fotos, navegar por internet, leer libros).

    Es posible elaborar documentos o hacer un poco de edición básica, pero tal vez donde mejor provecho le podemos sacar a una Tablet es cuando estamos en la etapa inicial creativa de un proyecto: tomar notas, hacer bosquejos, tomar una foto a algo que vimos y agregarle una observación, revisar rápidamente un documento que nos mandaron por correo es perfecto cuando tenemos un dispositivo que siempre está encendido y lo tenemos a mano.

 

Finalmente, siempre es bueno hacer el ejercicio de imaginarnos teniendo ya el dispositivo y cómo este nos ayudará: ¿Cómo sería un día típico cuando tenga una Tablet? ¿Qué apps le instalaría? ¿Cómo facilitaría mis tareas? ¿Realmente lo voy a llevar conmigo a todas partes o solo estará en casa? ¿Qué es lo que tiene una Tablet que mi dispositivo actual no me permite hacer?, etc.

Jonathan Sanchez
Licenciado en Comunicación, con 6 años de experiencia en proyectos digitales. Especialista en temas de marketing, comunicación y desarrollo web. He liderado proyectos de comunicación y digital para empresas nacionales e internacionales. Políglota, viajero, aieseco y fanático de los cómics.
Jonathan Sanchez
Jonathan Sanchez